ENVÍO GRATIS EN COMPRAS SUPERIORES A 59€*

CURIOSIDADES SOBRE POMERANIAS

CUSTOMERS CUSTOMERS

Publicado el diciembre 04 2020

Si hay una raza de perro amorosa y simpática esos son los pomerania. Su tamaño pequeño, junto con la vitalidad y el buen humor que tienen, hacen que sean una de las razas favoritas entre los amantes de perros pequeños. 
Este tierno perrito, pese a ser pequeño por la crianza selectiva que se hace, es robusto y conserva el pelaje característico de las razas de climas fríos. De su peculiar aspecto se dice que es similar al de un leoncito o a un osito en miniatura.
Además, su imagen de eterno cachorro enamora a cualquier persona, constituyéndose como una de las razas pequeñas más demandadas. 
La historia de su origen y crecimiento tiene una serie de datos curiosos que llamarán tu atención. Te lo contamos a continuación.
ORIGEN
Empecemos con un poco de historia sobre esta raza, su origen. Aunque hoy se la conoce por ser una de las razas más pequeñas que integran el grupo de los perros miniatura, el Pomerania fue con anterioridad un perro de un tamaño mayor. Es por eso que, por ejemplo, muchas personas se sorprenden cuando ven en cuadros antiguos a perros de esta raza, ya que  tenían unos estándares físicos bastante más grandes que los actuales.
Curiosamente, el Pomerania desciende de perros de trabajo europeos y fue también muy valorado como mascota de las damas en las sociedades romanas y en la Grecia clásica.
En sus orígenes, se usaba a esta raza de perros para el control de ovejas y bovinos así como para recoger a los renos. En estos tiempos también se les conocía como perros lobo de spitz o wolfspitz - o bien perros zorros - y se decía de ellos que no fallaban nunca cuando atacaban - incluso en el caso de estar protegiendo al rebaño frente al ataque de un lobo -. Estos perros también eran usados  para tirar de los trineos en países como Siberia y Rusia.
A partir del siglo XX llegó la transformación de la raza, dejando de desempeñar todos los trabajos mencionados anteriormente. Poco a poco, el Pomerania se fue introduciendo en círculos sociales cada vez más altos - al mismo tiempo que la raza se iba haciendo de un tamaño más pequeño y se ampliaba su tonalidad de colores -.
Y, como curiosidades histórica, la noche del hundimiento del Titanic únicamente sobrevivieron tres perros que pudieron ser rescatados, siendo dos de ellos de la raza Pomerania, uno de los cuales respondía al nombre de “Lady”.
Por otro lado, La Reina Carlota de Inglaterra fue una de las grandes amantes de estos perros, introduciéndolos en la nobleza del país. Más tarde, su nieta, la Reina Victoria les dio fama internacional, sobre todo en Estados Unidos.
CARACTERÍSTICAS Y RASGOS FÍSICOS
El actual Pomerania es un perro pequeño que tiene la particularidad de que los machos suelen ser de un tamaño menor que el de las hembras - al contrario de lo que sucede en las razas de tamaño mayor -. 
Además, al proceder de un país nórdico, poseen un pelaje de doble capa. Tienen por un lado una subcapa gruesa similar a la lana - muy suave - y, por otro lado, un pelo más grueso y largo en la zona externa. Normalmente el pelaje de esta raza se enreda con facilidad así que es importante que cuando se les bañe, se utilice un champú especial y se le peine el pelo con bastante frecuencia.
TEMPERAMENTO
El carácter de la raza Pomerania es atrevido, curioso, valiente y dócil. Una raza segura de sí misma que cuando ve a extraños se muestra distante, pero con los suyos es pura ternura, amor y tranquilidad. Además, es muy juguetón e inteligente.
Dejados atrás los instintos de perro ganadero que tenía la raza, una vez se popularizó entre la sociedad como perro de compañía, fueron seleccionados debido a su comportamiento - es un perro hogareño -. Actualmente, es un perro muy cariñoso al que le encanta estar siempre en compañía y que detesta pasar mucho tiempo solo.
Dicho todo esto, es una raza que se adapta con facilidad, siempre y cuando se le den los paseos y la atención diaria que necesitan, así como el adecuado tiempo para su adiestramiento.
Algunos perros de esta raza tienden a desarrollar un ladrillo excesivo, actitud que hay que intentar corregir tan pronto como aparezca, siempre mediante técnicas de adiestramiento positivo.
Sin embargo, son perros de carácter bonachón y muy inteligentes, saben acatar órdenes con mucha rapidez y adaptarse increíblemente bien a nuevos entornos y situaciones.
Esta raza está especialmente recomendada para quienes busquen en su vida un compañero leal, que no requiera una gran inversión económica para su mantenimiento y que tampoco precise unos excesivos cuidados.
Por lo tanto, si estás deseando tener un Pomerania, ya conoces algunas de las curiosidades de esta encantadora raza. Sin ninguna duda, ¡será la mejor compañía que puedas tener!