ENVÍO GRATIS EN COMPRAS SUPERIORES A 59€*

ERRORES COMUNES AL ADIESTRAR A UN PERRO

CUSTOMERS CUSTOMERS

Publicado el enero 08 2021

¿Te has propuesto enseñar a tu perro a sentarse, dar la pata o a esperar quieto en algún sitio? ¿Quieres mejorar o corregir un comportamiento que no te gusta? ¡Perfecto! Los perros tienen una gran capacidad de aprender cosas nuevas y de corregir conductas indeseadas. Eso sí, es importante tener mucha paciencia, ser metódico, no abandonar y no caer en los típicos errores.
El adiestramiento en positivo es importante y consiste en usar los premios -snacks, caricias y palabras cariñosas- como refuerzo de las buenas conductas y no el maltrato físico, los castigos o los gritos. Con estas últimas medidas lo único que se consigue es que el animal coja miedo, que se haga inmune a los gritos y/o que nos ignore, ya que sabrá que se le va a reñir y, por lo tanto, actuará por miedo a lo que pueda ocurrirle. Y esto es lo no queremos.
Una buena idea para conseguir resultados es ponerse, durante un tiempo, en manos de un adiestrador canino, alguien que pueda darte unas pautas para luego trabajar por tu cuenta con la mascota. El comportamiento de un perro es muy particular y no siempre sabemos descifrar los motivos que le llevan a actuar de una manera u otra. En cambio, un experto en adiestramiento sabrá dar los mejores consejos. El consejo de un experto será especialmente necesario cuando lo que se trata de corregir es una conducta peligrosa, muy repetitiva o muy desagradable.
A todos nos gusta la idea de compartir buenos e inolvidables momentos con nuestro amigo peludo, pero para ello también debemos centrarnos en su educación y enseñarle cosas tan básicas cómo acudir a nuestra llamada cuando estemos paseando.
Sin embargo, se suelen cometer muchos errores al adiestrar a un perro debido a la falta de experiencia y a que, algunas veces, intentamos imitar técnicas vistas en la televisión o vídeos en Internet.
Para evitar estos problemas, queremos mostrarte cuáles son los fallos más comunes al educar a un perro.
HACER SESIONES SIN PREPARAR AL PERRO 
Uno de los errores más frecuentes a la hora de educar a un perro es intentar hacerlo sin haber dejado que el perro libere su exceso de energía previamente al entrenamiento.
Antes de iniciar cualquier sesión de adiestramiento, es muy recomendable pasear un buen rato con el perro, dejando que haga sus necesidades, que huela cosas y que juegue con otros perros.
Es importante y fundamental que el perro haya saciado su ansiedad y liberado su energía para poder empezar una sesión de educación canina de forma correcta; ya que de lo contrario, no se contará con la concentración del perro.
NO ENTENDER LOS RANGOS DE EDAD DEL PERRO 
El adiestramiento de un perro puede empezar a partir de los seis meses de vida, y siempre poco a poco, con mucha paciencia. Cuando cumplen el año de vida, es cuando se puede comenzar a realizar sesiones más serias.
Lo único que se puede y que se debe hacer con perros de menos de seis meses de vida, es empezar a enseñarles a hacer sus necesidades fuera de casa y algún truco como que acudan a la llamada o se sienten.
Por otro lado, hay que ser conscientes de que un perro adulto será más terco a la hora de aprender que un perro joven. No se puede comparar a un perro de un año de vida con uno de diez años. A un perro adulto le costará más aprender cosas nuevas.
ESCOGER UN MAL LUGAR PARA EL ENTRENAMIENTO 
Una vez el perro ha paseado, ha jugado y se ha cansado durante un buen rato, es hora de iniciar la sesión de adiestramiento. Es importante elegir un sitio tranquilo para comenzar.
Otro de los errores al adiestrar a un perro es intentar hacerlo en una calle donde hay mucho tránsito o ruidos que puedan hacer que se pierda la concentración, tanto del perro como de la persona. Es importante escoger un lugar tranquilo y donde, a ser posible, no haya ni perros ni personas que puedan distraer.
Debe ser un lugar agradable, donde no haga ni mucho frío ni mucho calor y donde no haya un exceso de ruido. Puede ser en el exterior -como por ejemplo algún parque tranquilo- o en casa -en una habitación los dos solos, sin distracciones-.
NO REPETIR LAS SESIONES CON FRECUENCIA
Otro de los errores más comunes al adiestrar a un perro, consiste en enseñarle un truco y repetirlo al día siguiente para ver si el perro lo recuerda.
Cuando se le enseña algo al perro, hay que ser insistentes hasta la saciedad. Por muy sencillo que sea el truco, hay que practicarlo en todas las sesiones de adiestramiento. Y es que los perros aprenden por repetición, es decir, cuantas más veces se practique algo, mejor quedará grabado en la mente del perro. Y, por supuesto, cada vez que el perro lo haga bien, hay que darle un premio.
NO SABER ENTENDER A NUESTRO PERRO
Una cosa es conocer más o menos el lenguaje canino para saber cómo se encuentra nuestro perro y otra cosa muy diferente es saber indicarle a nuestro perro lo que queremos que él haga.
Ocurre muchas veces que nosotros, como dueños del perro, no sabemos educar correctamente a un perro y nos frustramos pensando que no aprenderá...pero en realidad, lo que se necesita es seguir una serie de pasos, ser consistentes y tener mucha paciencia para educar a nuestro amigo de cuatro patas.
Si sigues todos estos consejos y te armas de paciencia, sin lugar a dudas, tu perro y tú os entenderéis a la perfección a la hora del adiestramiento.